3 de mayo de 2011

eternos e inmortales

el para siempre, es un para siempre...

no como la condena perpetua, no como una marca inviolable, no como una cruz que se arrastra por la vida y nos hiere los hombros, nos joroba y nos destroza con su carga.
El para siempre esta en la inmortalidad de los hechos, no de las palabras, ni en la poesía que se versa, ni en los deseos frágiles que cruzan nuestras mentes y se pierden como el humo.

...por todo, sé que te vi inmortal, me vi eterna... y nos viví para siempre.

Como en esa caminata bajo la lluvia, desde el cajón del maipo, cuando nada nos asustaba.
Interminables como cuando nos desviamos en el auto y nos perdimos por días en un lugar donde no llegaba ninguna señal... y no importaba nada.
Para siempre, como cuando me escribías canciones y poemas y yo te hacia dibujos... dibujos eternos, que nunca nadie más vio, que nunca más repetí.
Como ese viaje, en que nuestras sonrisas lo iluminaban todo... y creíamos que nunca habría que volver.
Eterna como la conversación en medio del regreso de soda stereo, cuando los ex adolescentes eran grandes y se abrazan fraternos.
Inmortal como me siento cada vez que me vuelvo a mirar en tus ojos y aprieto la respiración para no suspirar... aunque pasen los años y se cruce el destino.

Para siempre, como todos los recuerdos mágicos que la vida nos dio, como todos los momentos vividos sin miedo, sin un mañana, sin prisa, sin conciencia, sin dolor...
inmortales, como quien sabe que aunque se pague con la vida, se transcendió.

Para siempre es Para Siempre.

4 comentarios:

Manero dijo...

Puedo sentir el para siempre al que te refieres, puedo sentir el dolor que me provoca, al constatar con el tiempo tan maldito, que ese para siempre eterno e inmortal muere antes que nosotros y perdura el recuerdo de lo que fue y nunca será, pero es eterno en nosotros.

Xideral dijo...

Horrorisvacus

maquina_jorquera dijo...

eternos e inmortales, como los dulces de anis, MUNRAH el inmortal y el poxipol...

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Lo que sentimos dura para siempre...y si no hay materialidad física que lo recuerde, siempre queda algo cuando son así de fuertes. Claro que eso va para los dos lados...tanto para el amor como para el odio.

Aquí me tienes, tratando de volver y espero que podamos mantener contacto. Saludos afectuosos, de corazón.