14 de marzo de 2011

Japón, ellos y yo!

Por esos extraños avatares de la vida, un día de comienzos del 2007, cual Carmela de San Rosendo, se me dio la posibilidad de estudiar, conocer y viajar por Japón...
Por esos días para mi esa tierra era un cúmulo de misterios, y suponía que iba a llegar a un lugar como de los supersonicos, que todo iba a ser moderno y que las personas se comportarían de forma egoísta como suelen hacerlo en las grandes ciudades...

Pero mi mente se confundía más y más pues no habían naves espaciales, ni me parecía muy moderno que me entregaran "Disquetes" (si, leyó bien!!!) en las clases, o que en los video club aun se pudieran arrendar VHS o que en casi cualquier tienda vendían rollos de fotos o casetes... y un día, cuando mi curiosidad no daba más le pregunte a Tsutsumi San, un budista que ejercía como traductor de español... el por qué de todo esto, cuando eran ellos mismos los que inventaban todo... y con toda la sencillez que le caracteriza me respondió: "Porque las nuevas tecnologías suman, y no deben restar"...

Para una occidental como yo, esa frase era una suerte de adivinanza que sólo un budista podía responder, y aunque si bien no pude olvidarla no me esforzarse más en responderla...
Así pasaron los años, hasta que el 2010 me toco vivir un mega terremoto en Chile, y ver como ya no usábamos radios, ni teníamos teléfonos en las casas pues todo había sido remplazado... entedí la grandeza de las palabras antes escuchadas.

Ese es un ejemplo de los múltiples que habitan en mi mente sobre las miles de enseñanzas que recibí estando en Japón... enseñanzas que a veces he tardado años en entender... y que hicieron de mi vida un antes y un después.

Hoy como nunca me siento una afortunada de la vida, una privilegiada que pudo conocer esas tierras y por sobre todo a su gente. A esa gente que piensa antes en el colectivo que en el individual, esos que conviven con el Giri... algo asi como deuda o agradecimiento con la sociedad, cosa que nosotros ni siquiera consideramos en nuestro lenguaje... esa gente que vive en un mundo Iki!!!

Hoy me pregunto, dónde habrá estado Tsutsumi San para el terremoto, para el tsunami, pero no dudo que donde sea que haya sido, ahí esta, integro, luchando por su hermoso país, tal como lo están haciendo Millones...


日本力

5 comentarios:

Germán Diego dijo...

Lilian San;

Todo el cariño del mundo para ti desde el terremoto en Chile hasta ahora por que fuera de nacionalidades la fé y la esperanza no conocen fronteras.
Un abrazote.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Mucha tecnología desarrollan los japoneses...pero, al mismo tiempo, son guardianes de tradiciones y no son del andar vertiginoso que tenemos en Occidente.

Hoy, escuché una entrevista al Director del Centro de Estudios Asiáticos de la UC, un tipo que vivió 14 años en Japón y que, de hecho, estuvo allí para el terremoto de Kobe. Planteaba las razones para que, por ejemplo, no hubiesen allí los saqueos que se vieron acá tras el 27-F; es por el sentido del honor y por estar en una sociedad más homogénea y equitativa.

Se han levantado de tantas, han solicitado el perdón por los errores que pudiesen haber cometido en el pasado...pero de esos aprenden y se hacen más capaces de dar soluciones de tecnología al Mundo.

Fuerza Japón...eso. Un abrazo.

maquina_jorquera dijo...

Es interesante el ver como a medida que pasa el tiempo hay cosas que hacen sentido cuando antes se trataba ruido, o específicamente que no "veíamos la luz".
Estos últimos días, también me ha hecho sentido lo de la tecnología no resta, sino que suma...lo que pasa es que no nos damos cuenta de eso hasta que es realmente necesario.

Por otro lado, totalmente envidiable la experiencia que tuviste... me encantaría tener una asi... Habra alguna Universidad que me reciba en Rumania???

RIPNE dijo...

Me acordé al tiro de ti cuando pasó aunque te dedicaste a pelear conmigo. En serio, altiro dije "chucha, la Lily tiene tantas historias allá que más de alguna pena debe estar pasando".
Yo no he estado. Pero siempre me sedujo. Por eso lo sentí también...

Rodo Bastías dijo...

Pucha harto tarde leo este post :(, Lili, una maravilla de relato, así es con Japón y su gente, por algo son lo que son, y bueno ya tu saes, como fanático de Japón "delirio" con ir para allá algún día...
Un abrazo!!